DE PADRE CATÓLICO A PADRE ILEGÍTIMO

16 Ene

GABRIELA MORALES

Fundador de la “Legión de Cristo” en 1941, el sacerdote mexicano Marcial Maciel Degollado murió en 2008 rodeado de especulaciones y acusaciones de abusos sexuales contra menores, seminaristas y ex-miembros de la legión.

La congregación que fundó contaba con un gran número de escuelas alrededor del mundo para el año en el que murió. Yo personalmente, estuve en dos y fue precisamente estudiando en ellas que recibí dos noticias que causaron un gran escándalo en su momento tanto mediáticamente hablando como en el entorno que me rodeaba.

La primera, en 2006, cuando el nuevo Papa, Joseph Ratzinger, ordenó a Maciel que se abstuviera de ejercer el ministerio sacerdotal públicamente y se retirara para vivir una “vida de oración y penitencia”, dando pie a nuevas especulaciones sobre la veracidad de las acusaciones.

La segunda, en 2009, cuando al poco tiempo de haber fallecido, Álvaro Corcuera, el nuevo director de la Legión de Cristo y el Vaticano aceptaron que los rumores eran ciertos. Sí, el padre había abusado sexualmente de menores. Sí, Marcial había tenido tres hijos con dos mujeres diferentes. Sí, estaba enfermo y era adicto a distintos medicamentos incluido el demerol y la morfina.

Eso fue en 2009. Para el siguiente año nos enteramos que no sólo había tenido hijos, sino que éstos también lo acusaban de haber abusado de ellos. También se supo que había cometido fraude y extorsión en numerosas ocasiones y que el libro de cabecera de la legión, escrito por su fundador, era en realidad una obra plagiada en más de un 80%.

Sobra decir el impacto que todas estas noticias tuvieron en el mundo. La reacción era de esperarse. La gente comenzó a desacreditar a la legión, la cual, para salvarse, se deslindó de su fundador, pero ya era demasiado tarde.

En los colegios se vio un enorme número de bajas académicas y para el siguiente semestre el número de alumnos de nuevo ingreso eran mucho menos del normal y aún a la fecha no se han recuperado.

Recuerdo que cada día estaban las maestras y consagradas a la espera de nuevas noticias, temerosas a que se hiciera público algo peor a lo anterior. Las consagradas, que son un tipo de religiosas de la Legión, se sentían defraudadas, decepcionadas, y el ambiente que se vivía en ese entorno era uno de tristeza y amargura.

Aunque no directamente, éste hecho si me afectó y me hizo aprender mucho. Al ver como la gente que me rodeaba lo criticaba y odiaba por las atrocidades que cometió y a sus parientes hundidos en la vergüenza después de haberse sentido realeza por estar emparentados con él, aprendí que no puedes idolatrar a alguien de esa manera. Todos somos humanos y todos cometemos errores. Todos pecamos a distinta escala y cada quien tiene sus propias fallas. De ninguna manera estoy justificando sus acciones, pero el no nos debía absolutamente nada y todos a mi alrededor creían que sí. Creo que su legado habla por sí mismo, a pesar de que ya ha tomado un nuevo significado a raíz de los actos de su fundador, pero lo que yo en lo personal estaré por siempre agradecida con esos colegios independientemente de quién haya sido y qué haya hecho Marcial Maciel.

Una respuesta to “DE PADRE CATÓLICO A PADRE ILEGÍTIMO”

  1. Regina Santiago enero 18, 2012 a 7:04 am #

    Gran relato. Te sugeriré algunos cambios a la entrada para resaltar más el valor testimonial. Creo que podrías poner el nombre del colegio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: