Rebasados por la tecnología

24 Ene

María Fernández Castelló

La necesidad del hombre por comunicarse, ha existido siempre. Lo interesante es cómo la tecnología ha permitido que los medios evolucionen de una manera vertiginosa.

Esperanza Marti, mi abuela, nació en 1933, estudió letras y desde los 20 años empezó a trabajar en empresas de publicidad, llegó a ser  directora creativa de la agencia de publicidad “Noble y asociados”. Básicamente la publicidad era en prensa y en radio y según se fue desarrollando la televisión, empezaron a incursionar en este medio. En el área creativa de la empresa se dibujaban a mano las ilustraciones y los textos se escribían a mano y a máquina de escribir. A mi abuela la consideraban moderna por tener una maquina de escribir eléctrica. Ella de niña jugaba a las matatenas y a la “rueda de san miguel”.

Carlos Hernández Marti, mi tío, nació en 1954 y estudio diseño gráfico. Trabajó en varios despachos de arquitectura aunque terminó siendo editor de libros de arte. Cuando él trabajaba en el despacho todos los planos eran trazados a mano con reglas y escuadras y no existían ninguno de los programas que se utilizan hoy en día, como Autocad, Rhino, Revit entre otros. Hoy, a los estudiantes de arquitectura les mencionan la existencia de estos métodos manuales pero prácticamente todo lo aprenden a computadora . Su primer celular se lo compró a los 38 años y era un aparato enorme del tamaño de un teléfono inalámbrico. Él de chico jugaba siempre en la calle con sus amigos futbol o a las escondidillas.

Carlos Hernández Crisola, mi primo, tiene 10 años y él ya no juega en las calles a las escondidillas o con el balón como su papá. Él, pasa la mayoría de su tiempo libre jugando “Wii”, el nuevo Nintendo,  con el cuál puede jugar todos los tipos de deporte, sin necesitar salir de su cuarto. Tiene una computadora portátil y un celular con Internet ilimitado donde ve videos y navega en la red.

Es interesante ver como estas tres generaciones han tenido una visión tan diferente a lo largo de sus vidas. Mi abuela, hoy en día, no puede entender la mayoría de las cosas que su nieto de 10 años hace con todos estos “aparatos” como ella los llama y le parece complicado comprender el funcionamiento de las nuevas tecnologías .  Aunque es una persona que sigue con sus cinco sentidos y sigue siendo muy creativa, está segura que si hoy entrara a trabajar a una empresa de publicidad no podría entender  ni los métodos ni los programas que se usan. Al igual que mi abuela, mi tío considera, que si él quisiera entrar a trabajar otra vez como arquitecto, tendría que estudiar y aprender a usar todos estos nuevos programas para poder hacerlo. Es impresionante, el crecimiento geométrico que tienen los medios y como los avances tecnológicos pueden llegar a sobrepasar a una persona a lo largo de su vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: