Entrevista a Juan Rulfo: Creador de un mundo mágico

30 Ene

Por: María Fernández Castelló

 

Me citó en un café en la plaza de Coyoacán en la ciudad de México, que es famoso desde los años 60, por que era el lugar en donde los intelectuales de la época se reunían a platicar. Ahora, era yo la que iba a entrevistar en ese mismo café a uno de los del grupo de ese entonces. Al mexicano que se hizo famoso con tan solo dos libro. Al creador de Comala. Al melancólico y amargado ser que escribió una corta novela que habla de los muertos, convirtiéndose en uno de los libros mas trascendentes del siglo XX. Al escritor de “Pedro Páramo”. Al genio de la literatura, Juan Rulfo.

Llegó a las 11 en punto, muy bien vestido, con un traje negro , corbata y camisa blanca. Me saludó con una sonrisa amable, prendió un cigarro y dejó sus anteojos de carey sobre la mesa. Desde el principio pude percibir su carácter retraído y melancólico que retrata en “ Pedro Páramo ”. El sol hacía sombras que marcaba más sus arrugas, le dio un sorbo a su café y me empezó a platicar.

Él nació el 16 de mayo de 1917, en Sayula, Jalisco. Vivió en un pequeño municipio que conforma el estado mexicano de Jalisco, San Gabriel, en un pueblito muy pequeño llamado Apulco. Rulfo recuerda su infancia como una etapa triste, debido a la rebelión cristera que trajo momentos violentos y difíciles para su familia. “Mi casa estaba llena de luto“ Se quedo huérfano cuando era muy pequeño y fue inscrito en un internado en Guadalajara al que él se refiere como “casa de corrección” “El sistema y la disciplina eran muy duros, había un sistema carcelario” “En mi infancia me encontré muy solo y conseguí un estado depresivo que todavía no se me puede curar” Desde muy pequeño estuvo interesado por la lectura,  y como en su pueblo no había luz eléctrica,  tenia que alumbrarse con velas o con la luz de la luna.

La mesera se acercó a preguntarnos si queríamos algo más, y debido a su gran gusto por el café, Rulfo , pidió su segunda taza. Me contó que a los 15 años se fue a vivir a la ciudad de México donde tuvo algunos trabajos y uno de ellos fue ser agente de migración en donde estuvo una década trabajando. Le pregunté exactamente que hacía y con su característico sentido del humor sonrío y me dijo: “ Me dedicaba a perseguir extranjeros ilegales”.”Nunca capture a ninguno”

Se acabó el primer cigarro y encendió el segundo. Esa nube de humo que se interponía siempre entre Rulfo y yo, me hacia pensar en el polvo de Comala. Le pedí que me hablara un poco sobre su obra y le  pregunté si se había basado en su vida, en su infancia o en personas reales, para crear a los personajes y el ambiente de Pedro Páramo. “El proceso de creación, no es tomando las cosas de la realidad, es imaginándolas, hay una creación total, lo único real es la ubicación. Ubicando a el personaje ya puedo darle yo una realidad e inventarle a éste una manera de expresarse” Luego, le pregunté que si él sabía por qué algunas personas no entendían su obra o llegaba a confundirse. Incluso le mencioné el caso de el señor que tradujo la obra al francés y después de muchos años se dio cuenta que todos los personajes del libro estaban muertos. Se río y tosió un poco por el humo del cigarro, luego me dijo: “ Los personajes son irracionales y  las personas los  quieren entender desde el punto de vista de la lógica “Para mi el ideal no es reflejar la realidad tal como es, por que tal como es la estamos viviendo, leyendo en la prensa, en la televisión día a día, es por eso que no podemos repetir lo que esta diciendo, como se esta diciendo”. “ Es una novela difícil, que hay que leer tres veces para entenderla. Mi generación no la entendió, ni les pareció interesante. Las generaciones de hoy la entienden y la aprecian mas”

Tratando de comparar un poco a Rulfo y a la literatura actual, le pregunte que si él encontraba alguna similitud entre su obra y los escritores de hoy en día,  él contestó : “¡Definitivamente ninguna!” A Juan Rulfo, por otra parte, se le reprocha mucho que sólo haya escrito Pedro Páramo. Se le molesta siempre preguntándole cuándo tendrá otro libro. Incluso existen algunos rumores de que ese libro no lo escribió él. A esto, él contestó: “La literatura tiene tiempos muertos, y esos tiempos muertos se pueden convertir en tiempos de silencio” Rulfo se considera una persona muy solitaria, tímida  y que odia las multitudes “ hoy en día me he acostumbrado a vivir en la soledad”. Aunque pensaría que una persona tímida tendría que tener una mirada esquiva,  Rulfo tiene una mirada fija y penetrante.

Dos años antes de Pedro Páramo, Rulfo publicó “El llano en llamas”, su primera obra en la que reúne siete cuentos que ya habían sido publicados, en un par de revistas , y adjunta ocho cuentos más. Lo primero que sintió al publicar su obra fue frustración “Al principio yo estaba frustrado no se vendían, de hecho yo los regalaba, ya hasta esta generación se empezó a leer”.

Por último quise tocar su vida romántica. Él, no quiso tocar mucho ese tema  ya que para él es su secreto. Me contó que a finales de los cuarenta él se había enamorado perdidamente de Clara Aparicio y había mantenido por algunos años una relación por medio de cartas. Juan y Clara se  casaron en 1948 y tuvieron dos hijos.  “Para que esas cartas se conozcan tendrán que ser publicadas sin mi consentimiento”

Las cartas fueron publicadas 14 años después de su muerte sin su consentimiento y estos son algunos de los fragmentos de estas:

“Chiquilla, tienes los ojos azucarados, y los cachetitos, el izquierdo y el derecho, tienen sabor a durazno”, “Cuídate mucho y quiéreme mucho, pedacito de jitomate”.(12)

“Muchachita: No puedo dejar pasar un día sin pensar en ti. Ayer soñé que tomaba tu carita entre mis manos y te besaba. Fue un dulce y suave sueño. Ayer también me acordé que aquí habías nacido y bendije esta ciudad por eso, porque te había visto nacer. No sé lo que está pasando dentro de mí; pero a cada momento siento que hay algo grande y noble por lo que se puede luchar y vivir. Ese algo grande, para mí, lo eres tú. Esto lo he sabido desde hace mucho, mas ahora que estoy lejos lo he ratificado y comprendido.”

Él la adoraba y esto lo vemos en las carta llenas de pasión y romanticismo. En este momento, al final de la entrevista, pude darme cuenta que Rulfo no era pura melancolía sino que también tenía un lado romántico. El futuro logró desenterrar,  muy a pesar de él,  algunos de estos bellos secretos. Juan Rulfo es y siempre será un escritor innovador, original y dueño de un mundo propio. Muy pocas veces en vida nos dejó atestiguarlo , pero con  Pedro Páramo dejó una ventana infinita donde siempre podremos ver y emocionarnos con ese mundo mágico que él creó para nosotros.

*Esta es una entrevista ficticia realizada con verdaderas respuestas recopiladas de biografías y entrevistas que se le hicieron a Juan Rulfo a lo largo de su vida.

Fuentes consultadas:

  1. Pagina oficial Juan Rulfo
  2. Juan Rulfo entrevistado en A Fondo (1977) parte 1
  3. Juan Rulfo entrevistado en A Fondo (1977) parte 2
  4. Juan Rulfo entrevistado en A Fondo (1977) parte 3
  5. Juan Rulfo entrevistado en A Fondo (1977) parte 4
  6. Juan Rulfo entrevistado en A Fondo (1977) parte 5
  7. Revista de Cultura ( Babab.com)

http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/juanrulfo/home.htm

http://www.youtube.com/watch?v=QyezUv4dZKw

http://www.babab.com/no03/juan_rulfo.htm

http://sololiteratura.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: