Diferentes vivencias del temblor.

26 Mar

María Fernández Castelló

Esperanza Martí , una expublicista de 80 años, estaba como cualquier día  en su recamara leyendo  “El viaje del elefante  “ de José Saramago. Sintió un pequeño mareo aunque esto no la sorprendió ya que con sus 80 años llega a sentir muchos dolores y algunos malestares físicos.  

Afuera todo se movía. En la universidad iberoamericana estaba yo exponiendo en frente de todo el salón cuando sentí un fuerte mareo y creí que me iba a desmayar. Me di cuenta que no era algo mío cuando la maestra grito “ Esta temblando” y salimos todos corriendo del salón. No me dio tiempo bien de asimilarlo ya que fue muy rápido y cuando iba corriendo hacia afuera vi a muchos de mis compañeros de otros salones correr alborotados  hacia la fuente.

 

La fuente de la ibero estaba repleta de gente. Algunos fumaban su cigarro y confundidos preguntaban que había pasado. Los que habíamos sentido el fuerte jalón comentábamos nuestras experiencias y otros mas asustados llamaban a sus familiares para asegurarse que todo estuviera bien. Muchos de los celulares no funcionaban y todos trataban de actualizarlo apagándolo y prendiéndolo para ver que información se podía ya encontrar en la red. Twitts con sentido del humor, datos como que había sido de una magnitud de 7,8 grados escala Richter  y fotos de algunos lugares eran algunas de las cosas que podíamos encontrar minutos después de lo ocurrido.  Al mismo tiempo mi abuela,  Esperanza, seguía leyendo su libro cuando entro a su cuarto la persona de servicio y le preguntó que si estaba bien y si había sentido el temblor ella despreocupada dijo que todo bien y siguió leyendo.

Unas horas después,  a la hora de la comida yo ya estaba atiborrada de información. Twits llenos de opiniones y comentarios, todos los canales de radio comentando sobre el tema al igual que toda la gente de la universidad. En la mesa del comedor,  mi abuela, Esperanza, dijo  que ella ni lo había sentido y que no era para tanto.

 Es interesante ver como dos personas de distintas generaciones viven una experiencia completamente diferente y como los medios digitales han llegado a cambiar las practicas sociales. Mi abuela, Esperanza al estar aislada de todos estos medios y tecnologías tiene una relación con el mundo muy diferente a la mía. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: